Todos los post por Alejandro Marengo

  • El infierno de Dante

    Su belleza era tan indescriptible, tan inefable, tan fuera del lenguaje. Yo intentaba expandir las palaras, las horas, mi vida me resultaba una lentitud absurda...

  • El síntoma del mundo

    Lo que los humanos historizan del amor, la memoria del coito, el placer que se busca inconscientemente repetir, el deseo voraz que nos recuerda cuan...

  • En busca del arte perdido

    En un antiguo viñedo,  entre las ruinas de las Termas de Tito, Laocoonte estaba sepultado. La inigualable y magnífica escultura, llevaba bajo la tierra mil...

  • Poesía muerta

    Adorno decía que la poesía no podía existir después de Auschwitz. Supongo creía la barbarie había llegado a tal extremo, que ya nadie podría encontrar...

  • La octogenaria

    Ella suele dejar las luces encendidas toda la noche, lo comenzó a hacer despues de los ochenta; como si fuera una niña, le asusta la...

  • LOS PERROS SALVAJES DE LA MADRUGADA.

    Ahí estaban en el parque, a media madrugada aullando. Tres perros destrozaban una bolsa de basura, y mientras les observaba sonreía. Parecían una pandilla de salvajes,...

  • Las mensajeras de la muerte

    Son mensajeras de la muerte, la hacen entender como una calma, como un alivio a pesadas cargas, a ese deseo que nadie soporta mucho tiempo,...

  • El medioevo

    Ser completamente ignorado en las calles, ser el mejor ejemplo de todo aquello que se diluye en estos tiempos, tener amistades virtuales que supuestamente son,...

  • El loco y el psiquiatra

    El universo existe, la vida existe, el que escribe esto existe, aquel que lea esto también existe. ¿Quién duda de la existencia?, para muchos psiquiatras...

  • Una mañana sórdida

    Una mañana sórdida, una mujer hermosa amaneció muerta en sus sábanas de seda, parecía que había estado ebria de imágenes por que tenía un teléfono...