Todos los post por Alejandro Marengo

  • El camposanto

    En mi alma se escucha un silencio, profundo y tétrico como cuando visitaba el cementerio, es cuando adviene  esa sensación que produce cada rincón de...

  • Una mala prosa.

    La luz  se filtraba por la cortina, el color anaranjado en el cielo estallaba, era entonces cuando me quebraba. No era miedo a la muerte,...

  • Las sonatas de Bach

    Mis amadas sonatas de Bach ella las detestaba. -Como diablos puedes  pasar horas mirando la calle en silencio escuchándolas  sin hacer nada-. Yo siempre le...

  • Yo ya no estaba listo para intentarlo.

    Los humanos seguirán  con su ruindad, cuando yo los deje, cuando se acabe mi humanidad, cuando el tercer mundo me extermine, cuando deje de enfrentar...

  • Verso patético

    Se sabe un poco de la muerte, de este concepto que resulta eternamente indescifrable, de este misterio del cual nada se sabe. Se sabe un...

  • El intervalo del Diablo.

    Mirando alguna película de Lars Von Trier, entendí  que el deseo es algo atroz. Lo prohibido es algo que exita  trasgredir, la repetición del placer...

  • La nostalgia y el vacío

    Del vacío  poco puedo decir, aunque tantas  presencias se convirtieron en ausencias, y ellas me invitan a hablar; mientras les sirvo una copa de buen...

  • La muerte y los vicios.

    ¿A quien le importa que uno tenga sus vicios? Si después de todo, pero después de todo; al final de la vida,  a la hora...

  • El gorrión del cable de electricidad.

    El gorrión  cantaba con fuerza todas las mañanas en el cable junto a mi ventana. Era la señal que la madrugada terminaba, y el dulce...

  • El infierno de Dante

    Su belleza era tan indescriptible, tan inefable, tan fuera del lenguaje. Yo intentaba expandir las palaras, las horas, mi vida me resultaba una lentitud absurda...