Mi generación

Rocio Caballero - La búsqueda de la ataraxia.

Mi generación

Hubo épocas donde desafiábamos al destino y la fortuna nos importaba tan poco que la quemábamos apurando cigarro tras cigarro. Bebíamos despreciando el mañana, entre el humo y las risas el mundo podía girar todo lo que quisiera sin que moviéramos un dedo por él. Éramos los dueños de nuestra miseria y estrangulábamos el tiempo a pullas y lecturas infinitas.

¡Pero la juventud pasó! Y ya es mañana, y mordemos el polvo. Nos arrastramos como gusanos comiendo los desechos del sistema. ¿Cómo nos vencieron? No lo sabemos. Pero aprendimos a tener miedo y a ser prudentes, a dar cada paso temblando por el mañana. Nos nivelaron los sueños, nos preocupamos por el futuro, y el mundo es algo que nos importa. Creemos en sus valores y en vivir mejor, adoptamos sus maneras y sus gestos, usamos sus ropas y sus peinados. Hicimos todo lo que los hombres sensatos y de mundo nos dijeron que teníamos que hacer. ¿Y cómo resultó  la obra ahora que la tenemos frente a nuestros ojos? Tal vez tenemos algunas cosas, y nos llevamos comida a la boca, algunos hasta viven holgados y hablan de la “buena vida”.

Pero ciertamente algo apesta, llega un olor pestilente que se asoma tras nuestras ropas, algo hiede de forma insoportable que hace voltear la cara y respingar con la nariz. Es la pestilencia de la putrefacción de nuestra alma que yace podrida en el olvido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *